Pescar calamares a currican

Como pescar calamar a curricán

El calamar es el cefalópodo más preciado que podemos encontrar en nuestras costas.

Es muy reconocible por su cuerpo alargado, ocho brazos y dos tentáculos.

Aunque se sabe que en las profundidades se han llegado a identificar ejemplares increíbles de hasta 15 metros, las dimensiones más habituales que encontramos están entre los 15 y los 25 centímetros, pudiendo llegar a pescar a veces con un poco de suerte, calamares grandes de hasta 60 centímetros.

Valor gastronómico de los cefalópodos

Son muy valorados en las cocinas y mesas de todo el mundo y para los amantes del mar, no hay mejor recompensa después de un buen día pescando que disfrutarlos  comiéndose un calamar de potera.

No olvidemos que estamos pescando de noche y que hay que aminorar velocidad cuando hay picada y que es muy importante poder oír la carraca o el plomo para cobrar el sedal , 12 brazas de nylon de la popa al plomo y 2 a 3 brazas de plomo al señuelo.

Lo que permite mantener el calamar el mayor tiempo posible dentro del agua.

No olvidemos que los calamares grandes tienen más resistencia fuera del agua que dentro y se pierden muchos cuando están enganchados por el moco y resoplan lanzando chorros de tinta

En que metros se pescan mejor

De costumbre se suelen coger los calamares en 6 a 10 m de fondo, pero siendo mejor en ocasiones  en  12 a 21 m por lo cual hay que variar profundidades y señuelos para optimizar nuestras posibilidades de pesca.

 

La pesca del calamar es una técnica que cuenta con muchos aficionados, ya que resulta relativamente fácil y es entretenida.

La mejor época para pescarlos 

La mejor época para disfrutar pescando  y obtener buenos resultados es a partir de finales de verano y hasta la llegada de primavera.

De hecho, para pescar los ejemplares de calamar más grandes.

Lo mejor es esperar al frío a partir de otoño e incluso los primeros meses del año, algo solo reservado a los pescadores más preparados para la pesca en invierno.

No les gusta la luz del sol, por eso es mejor pescarlos al atardecer o al alba, incluso durante la noche, ya que es cuando los calamares están más activos.

Las distintas modalidades de pesca del calamar se basan en su sentido de la vista, ya que lo tienen muy desarrollado y son depredadores insaciables.

Siempre están dispuestos a picar en nuestros señuelos.

Por ello, es importante escoger señuelos para la pesca del calamar teniendo en cuenta los colores y contrastes que más les atraen.

Valorando distintas opciones según la luminosidad y las condiciones del agua.

Ataques de los calamar

Para estimular los ataques, es necesario un movimiento que el señuelo parezca el de sus presas

Por eso lo más habitual es pescar calamares desde embarcación y a la deriva.

Aunque hay quien se anima a hacerlo incluso desde la costa.

Para los pescadores más experimentados o aquellos que buscan nuevos retos, la modalidad de pesca del calamar al curricán puede ser una opción distinta e interesante.

Se realiza igualmente con caña mientras la embarcación navega a cierta velocidad, por eso es algo más difícil pero permite alcanzar presas en el fondo, incluso de mayor tamaño.

 

rapala-jibioneras

Pescar al curricán, lo mejor es situarse cerca de la costa, si puede ser en una zona de playa, y desplazarse rodeando la línea costera

Sondeando entre 5 y 10 metros de profundidad.

La velocidad de curri a la que se desplaza la embarcación debe ser baja, idealmente entre 2 y 3 nudos como mucho.

Mientras nos desplazamos lentamente con la barca.

Arrastramos los señuelos a poca distancia del barco, calando varias cañas a distintas profundidades y con señuelos de distinto color,

para probar cual resulta más atractivo en este momento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *